Diferencias entre la separación y el divorcio.

Separacion y Divorcio diferencias legales

La similitud de efectos que propician los términos “separación” y “divorcio” hace que en muchas ocasiones no sepamos distinguirlos y acabemos por caer en la confusión.

Al hablar de estos conceptos hemos de remitirnos a los artículos 81-89 del Código Civil, pues es ahí donde vienen definidos y regulados.

 

Que es la Separación Matrimonial

Separacion matrimonial

Por una parte, hallamos la separación: Ésta supone un cese de la convivencia matrimonial pero no el fin del matrimonio, así pues, si los cónyuges se acaban reconciliando, los efectos del matrimonio recuperan su vigencia, puesto que el mismo no terminó en ningún momento sino que fue “pausado”.

Cabe distinguir entre la separación de hecho y la separación judicial.

 

Que es la Separación de Hecho

En la separación de hecho no hay resolución judicial alguna que valide la separación, tan sólo el fin de la convivencia, por lo tanto no se producirá efecto alguno ante terceros; en este tipo de separación se ha de actuar con cautela, pues el abandono (de una de las partes) de la residencia conyugal  puede incurrir en un delito de abandono de familia, además con este tipo el régimen económico matrimonial no queda liquidado.

 

Que es la Separación Judicial

 

En la separación judicial sí hay una resolución judicial y se distingue entre dos tipos: la separación de mutuo acuerdo, que es un proceso de mayor rapidez, pues los cónyuges acuden voluntariamente al Juzgado para que se legalice su separación y adquiera los efectos previstos; la separación contenciosa, impulsada únicamente por una de las partes y en desacuerdo de la otra, es un proceso más costoso tanto temporal como económicamente.

 

Si se desea llevar a cabo una separación, lo recomendado es, en el caso de una separación de hecho, redactar un documento firmado por ambos cónyuges donde se estipule la regulación que se realizará respecto del matrimonio y las distintas obligaciones, así no habrá problemas ni posibilidad de ser acusado por abandono de familia, y dicho documento servirá también para poder dar inicio al proceso judicial de divorcio en caso de que así se quisiera; en el caso de una separación judicial (este es el procedimiento más adecuado) se recomienda, de ser posible, que sea de mutuo acuerdo. La separación judicial prevé la reconciliación entre el matrimonio y ofrece la posibilidad de reanudarlo y continuarlo si así lo desearan las partes (mediante una comunicación al juez).

 

Tanto para la separación de mutuo acuerdo como para la contenciosa será necesario el transcurso de 3 meses desde la celebración del matrimonio (sin ser necesaria otro tipo de justificación), o bien puede darse antes de los 3 meses establecidos si produjera un riesgo para cualquiera de las partes.

 

Que es el Divorcio

DivorcioPor la otro lado tenemos el divorcio: Éste sí supone el cese del matrimonio, permitiendo a los cónyuges poder casarse de nuevo, es decir, volviéndolos a la situación inicial, como si nunca hubiesen contraído matrimonio.

 

Al igual que sucede con la separación, no es necesario alegar causa alguna para la solicitud del divorcio (únicamente la voluntad de querer disolver el matrimonio y lo que ello implica) y podrá iniciarse pasado el plazo de tres meses o antes si hay un riesgo.

 

Al contrario que en la separación, en el divorcio no se prevé una reconciliación de las partes, así pues, si las partes se acabasen reconciliando tendrían que casarse de nuevo para volver a adquirir los efectos legales que el matrimonio produce.

Para solicitar el divorcio tan sólo hay que interponer una demanda de divorcio, al contrario que hace unos años cuando era necesaria la separación previa para poder proceder al divorcio; actualmente son, como hemos visto, procesos independientes.

 

También, al igual que en la separación, la solicitud puede ser interpuesta por ambas partes o por una sola.

Dentro del trámite del divorcio hallamos dos tipos: el divorcio de mutuo acuerdo que como indica el nombre es aceptado y solicitado por ambos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro; y el divorcio contencioso que es presentado por una de las partes sin el consentimiento de la otra.

 

En definitiva, la diferencia principal entre divorcio y separación es la completa disolución  o no del vínculo matrimonial.

 

mm

Socio fundador en HERRANZ RAMIA Abogados.