¿Cómo hacer la separación de bienes? – Consejos útiles

Descubre cómo hacer la separación de bienes correctamente – Consejos legales

 

De cara al matrimonio toda pareja  debe preocuparse de los detalles de la boda y de que todo salga según lo planeado, pero ésta no es la única tarea a la que los novios deberían prestar atención. Mirando al futuro deberán plantearse algo bastante más importante: qué régimen patrimonial quieren que rija en su unión.

Quizá para muchas parejas es un tema un poco tabú a la hora de hablarlo, pero es bastante primordial, pues bien sabido es que no todos los matrimonios son para siempre (aunque en un momento de tal felicidad no queramos admitir que cabe la posibilidad de que el nuestro se disuelva algún día); y si se tiene la confianza y el amor suficientes no debería existir inconveniente alguno a la hora de plantearlo.

Tres son los diferentes regímenes que el Código civil nos propone, de los cuales sólo dos son los más frecuentados: el régimen de gananciales y la separación de bienes (en la cual nos vamos a centrar a continuación).

¿Qué es la separación de bienes?

Separación de bienes

La separación de bienes es el régimen patrimonial por el cual cada cónyuge es dueño completamente de su propio patrimonio personal, ya se haya generado éste antes de o durante el matrimonio; es decir, cada parte mantiene su patrimonio de forma independiente y por tanto podrá disponer libremente del mismo así como de su uso y disfrute.

Separación de bienes y herencia (así como donación) a favor del susodicho cónyuge son compatibles también. La excepción es el domicilio familiar, que en caso de venta requerirá de la conformidad de ambos (inclusive si solo uno de los cónyuges es el propietario).

Por supuesto, acogerse a este régimen no libera de las cargas familiares a los esposos que están obligados a contribuir de manera proporcional a su capacidad económica.

Dicho régimen asegura, en caso de divorcio, que cada cónyuge mantenga todo su patrimonio, y que, tanto durante el matrimonio como en caso de separación, el uno no pueda verse afectado por las deudas del otro como sí ocurriría en caso de abogar por el régimen de gananciales. Eso sí, si ambos contraen la deuda de forma conjunta sí serán ambos responsables de la misma.

En nuestra comunidad (y en la mayoría de comunidades de España) el régimen supletorio (es decir, el que se aplicará en caso de que no haya pacto en contrario) es el de gananciales. Esto significa que si queremos acogernos a la separación de bienes se deben realizar determinados trámites.

 

Tramites para obtener la separación de bienes.

Una vez sabemos de su existencia y en qué consiste, lo que muchos se preguntan es cómo hacer separación de bienes. Y es que hay que llevar a cabo una serie de tramites para obtenerla.

En primer lugar, el elemento esencial para obtener la separación de bienes es el consentimiento. Ambos cónyuges deben estar de acuerdo en llevar a cabo el trámite.

Acto seguido, se deberán registrar lo que conocemos por el nombre de capitulaciones matrimoniales, que no son sino un acuerdo bilateral en virtud del cual pueden establecer, modificar o sustituir su régimen económico. Quitando algunas excepciones en las cuales éste régimen se aplica en defecto de pacto de otro modo, deberán las mismas ser recogidas en escritura pública ante notario.

Una vez otorgadas las capitulaciones matrimoniales por el notario, deberán éstas inscribirse como régimen económico matrimonial de Separación de Bienes en el Registro Civil junto con el matrimonio.

 

¿Cuándo hacer la separación de bienes?

Cuándo hacer la separación de bienes

Lo habitual es que la separación de bienes se lleve a cabo antes del matrimonio, pues es la forma más sencilla. Una vez realizados los trámites pertinentes se dispondrá del plazo máximo de 1 año desde que se obtuvo la firma del documento notarial para realizar el enlace, de lo contrario se perderá la validez del mismo y pasará a regir de forma automática el régimen de gananciales.

Desde luego, pese a ser la forma más acertada no es la única. Si olvidasteis hablar del tema antes del matrimonio o por el motivo que sea deseáis cambiar el régimen económico vigente en el matrimonio después del mismo, no habrá ningún impedimento más allá de su complejidad  (en comparación a si se realizó previo al mismo).

Si se termina realizando la separación de bienes después de casados debes saber que sus efectos no serán retroactivos, es decir, que comenzarán a desplegarse los mismos desde el momento en que haya sido pactada. Esto implica que el patrimonio creado bajo el régimen de gananciales que había se deberá dividir al 50% entre ambos cónyuges (exceptuando las herencias y donaciones a título gratuito salvo que fueran realizadas al matrimonio y no individualmente).

Cabe añadir que las capitulaciones matrimoniales pueden abarcar más que el mero cambio de régimen económico con lo cual el matrimonio podrá acordar en las mismas lo que crea conveniente, como por ejemplo que la separación de bienes aplique, así mismo, al patrimonio común anterior creado por el régimen de gananciales.

 

Separación de bienes, pros y contras.

Saber que régimen es el más conveniente para nuestro matrimonio dependerá de muchos factores. Si bien la separación de bienes resulta más práctica y en caso de divorcio evitará que se nos pueda reclamar nada, estas no son sus únicas ventajas frente al régimen de gananciales. Elegir este régimen económico aporta también las siguientes ventajas:

  • Reducción de los trámites.
  • Minimización de riesgos.
  • Simplificación del divorcio.
  • Facilidad a la hora de repartir la herencia.

Aunque no todo es completamente bueno, como todo posee también sus desventajas; podría llegar a producirse a la hora del divorcio una situación de desamparo misma que el régimen de gananciales trata de evitar, esto perjudicaría por ejemplo a l@s am@s de casa.

 

¿Cuánto cuesta hacer separación de bienes?

Separación de bienes depues del matrimonio

El precio aproximado para la realización de la separación de bienes es de unos 90€ de media, sin importar si se llevó a cabo antes de o después del enlace matrimonial. Suele ser recomendable contar con el consejo de un abogado, lo cual subirá un poco el precio, pero valdrá la pena para asegurarse de que todo va sobre ruedas.

Con todas las cartas sobre la mesa, ahora queda en vuestras manos escoger que régimen es el mejor para acompañaros durante el matrimonio. Aunque si queda alguna duda en el tintero, aquí estaremos para resolverla.