Ayudas Alquiler e Hipotecas Covid19 – Guía Completa 2020

Guía para inquilinos afectados por el Covid : Ayudas y Requisitos

Dada la inesperada situación que estamos viviendo actualmente debido a la pandemia del Covid-19, es posible que muchas personas y familias se estén preguntando qué va a pasar con los alquileres a los que deben hacer frente para seguir disfrutando de su vivienda, y si hay algún tipo de ayuda, puesto que es bastante probable que muchos de ellos hayan sufrido, por ejemplo, un ERTE o similar y se estén quedando sin fuente de ingresos con los que afrontar tamaño gasto. Lo mismo sucede para aquellas personas que deben abonar la hipoteca.

Así pues, desde nuestro bufete queremos informarte de que el Gobierno ya ha empezado a trabajar en posibles soluciones y a ofrecer ayudas. A continuación, te contamos los datos más relevantes.

Ayudas alquiler Covid19
Ayudas alquiler Covid19

Protección para los deudores hipotecarios

El pasado 18 de marzo, el Gobierno publicó un real decreto-ley (RDL) por medio del cual se adopta una medida urgente con el fin de proteger a los deudores hipotecarios en situación de vulnerabilidad tras decretarse el estado de alarma.

Atender a las personas vulnerables es una prioridad del Gobierno y considera de vital importancia garantizar el derecho a la vivienda a este colectivo cuyos ingresos se vean reducidos a consecuencia de la crisis actual.

Se pretende así que estos puedan acceder a una moratoria en el pago de sus hipotecas y alquileres y evitar, por tanto, la pérdida de sus viviendas. Dicha moratoria suspenderá la deuda por el tiempo estipulado para esta, así mismo, no se aplicarán intereses moratorios

Arrendamientos

Entre las medidas de nuestro Gobierno para afrontar esta crisis y ayudar a los colectivos vulnerables con respecto al alquiler, se encuentran las siguientes:

Suspensión de desahucios y prórroga de los contratos de arrendamiento

Se establece en el RDL 11/2020 la suspensión de los desahucios y lanzamientos para hogares vulnerables sin alternativa habitacional por un periodo máximo de 6 meses desde la entrada en vigor de dicha norma.

E igualmente, el RDL declara la posibilidad de una prórroga extraordinaria del contrato de arrendamiento de vivienda habitual, previa solicitud del interesado, por un periodo máximo de 6 meses (en los cuales seguirán siendo de aplicación los mismos términos y condiciones que se tienen en el contrato en vigor), de aquellos contratos que venzan en los 2 meses siguientes a la finalización del estado de alarma.

Moratorias y prorrogas

El mencionado RDL también prevé la moratoria de alquiler de vivienda habitual; así pues, para el caso del alquiler de vivienda habitual cuando el arrendador sea un gran tenedor o una empresas o entidad pública de vivienda, lo que hace el RDL es dar a elegir al arrendador entre:

Reducir el 50% de la renda mientras dure el estado de alarma y las mensualidades siguientes, si fuera insuficiente el primer plazo, hasta un máximo de 4 meses, o una moratoria del pago automática por el periodo de tiempo que dure el estado de alarma y las mensualidades siguientes, de forma individual y si fuera insuficiente el plazo anterior, hasta un máximo de 4 meses (a partir de la siguiente mensualidad de renta, y a través del fraccionamiento de las cuotas por al menos 3 años contados desde la superación del estado de alarma o desde la finalización del plazo citado de 4 meses) sin penalización y sin intereses.
Para el caso en que el arrendador no sea uno de los citados arriba, se prevé que se le pueda solicitar, en el plazo de 1 mes desde la entrada en vigor del RDL, el aplazamiento en el pago o la condonación total o parcial, y si el arrendador no aceptara ningún acuerdo a respecto se tendrá acceso al programa de ayudas.
Línea de avales: una línea de créditos a devolver en un periodo de 6 años, prorrogable 4 años más, y de coste cero, esto es, sin tipo alguno de interés.
Ayudas para contribuir a minimizar el impacto económico y social del COVID-19 en los alquileres de vivienda habitual: se van a ofrecer ayudas a aquellas familias vulnerables que tengan problemas para atender el pago total o parcial del alquiler, y no puedan hacer frente a la devolución de aquellas ayudas transitorias de financiación contraídas. Las ayudas irán destinadas a cubrir alquileres de hasta un máximo de 900€ al mes.
Se habilita también un programa para facilitar una solución habitacional inmediata a las personas víctimas de violencia de género, objeto de desahucio de su vivienda habitual, sin hogar y a otras personas especialmente vulnerables.

IMPORTANTE

Debido a la competencia de las Comunidades Autónomas en la materia, en función de la comunidad podrían variar ciertas medidas o criterios, por ejemplo, serán las comunidades quienes decidan el importe exacto de ayuda que otorgarán en su territorio.

¿Quién puede acorgerse a las ayudas por alquiler del coronavirus?

Podrán acogerse aquellas personas en situación de vulnerabilidad económica y social debido a la crisis actual. Debiendo cumplir con los siguientes requisitos establecidos también por el RDL:

Que el afectado esté en situación de desempleo, ERTE o haya visto reducida su jornada por motivo de cuidados u otras circunstancias que supongan una pérdida sustancial de ingresos.
Que la persona que solicita la ayuda por alquiler debido al Coronavirus, no haya alcanzando el conjunto de ingresos de la unidad familiar en el mes anterior tres veces el IPREM**. Quedan incluidos los autónomos cuyos ingresos se hayan visto seriamente reducidos.
Que la renta más los gastos y suministros básicos resulte igual o superior al 35% de los ingresos netos percibidos por la unidad familiar.
Salvando ciertas excepciones, no podrán acceder a las ayudas, en principio, las personas propietarias o usufructuarias de alguna vivienda en España.

IMPORTANTE

**El límite se verá aumentado en función de los hijos o personas mayores a cargo, o de si el interesado tiene parálisis cerebral, alguna disminución psíquica o física superior al 33% o al 65% según el caso, o alguna enfermedad grave que incapacite a la persona o a su cuidador para realizar una actividad laboral.

¿Qué se entiende por situación de vulnerabilidad económica?

Se refiere a inquilinos que cumplan las siguientes condiciones en el mes anterior a la solicitud de ayudas, beneficios o moratorias:

Están en situación de desempleo
Se encuentran englobados dentro de un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE).

Hayan tenido que reducir que reducir su jornada laboral por motivo de cuidados, tanto a mayores como a menores de edad.

En el caso de ser empresarios o autónomos, que sufran una pérdida sustancial de ingresos.

estoy en un ERTE ¿Puedo acogerme a las ayudas para el alquiler ?

No, no es suficiente con estar englobado en un ERTE, estar en situación de desempleo, haber tenido que reducir la jornada laboral para cuidar a mayores o menores o ser empresarios con pérdidas sustanciales de ingresos. Al margen de estas circunstancias y tal como hemos mencionado anteriormente, es necesario cumplir al menos uno de estos dos requisitos:

El conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no alcanza el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples ( IPREM).
La renta del alquiler, más los gastos y suministros básicos* es igual o superior al 35% de los ingresos netos que percibe el conjunto de los miembros de l a unidad familiar.

Independientemente de lo anterior hay otra premisa que debe tenerse en cuenta. Para tener acceso a las ayudas ninguno de los miembros de la unidad familiar puede ser propietario de una vivienda o tener una vivienda en usufructo en España.

Existe una excepción: cuando la propiedad recae sobre una parte alícuota y se haya obtenido por herencia o mediante transmisión por fallecimiento sin testamento, así como que se acredite la no disponibilidad de la misma por causa de separación o divorcio o por cualquier otra causa ajena a su voluntad; o cuando la vivienda resulte inaccesible por razón de discapacidad de su titular o de alguna de las personas que conforman la unidad de convivencia.

Además, la persona arrendataria, o cualquiera de las que tengan su domicilio habitual y permanente en la vivienda arrendada no pueden tener parentesco en primer o segundo grado de consanguinidad o de afinidad con la propiedad de la vivienda. Igualmente, ninguno de los inquilinos podrá ser socio o partícipe de la persona física o jurídica propiedad del inmueble.

También se establecen otros límites que vienen definidos en el art. 13 de la Ley 38/2003, de 17 de diciembre, General de Subvenciones, como son, entre otros: haber sido condenadas mediante sentencia firma a la pena de pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas, haber solicitado la declaración de concurso o hallarse en él, haber sido declarados insolventes en cualquier procedimiento, no hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social, o tener la residencia fiscal en un país o territorio calificado como paraíso fiscal.

IMPORTANTE

Se consideran gastos básicos los gastos de electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente y servicios de telecomunicación fija y móvil, así como la cuota de la comunidad de propietarios si le correspondiera el pago al inquilino.

¿Cuánto es el IPREM?

Actualmente el IPREM son 537,84 euros brutos mensuales, por tanto, el límite de tres veces el IPREM es de 1613,52€. No obstante, en función de las circunstancias de los arrendatarios este límite se puede incrementar. Los supuestos son los siguientes:

El límite se incrementa en 0,1 veces por cada hijo a cargo en la unidad familiar. En el caso de unidad familiar monoparental, el incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM.
El límite se incrementará en 0,1 veces por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.
El límite previsto será de cuatro veces el IPREM, y no de tres, si alguno de los miembros de la unidad familiar se encuentra en una de estas situaciones que deberán estar acreditadas y no afectará a los incrementos acumulados por hijos a cargo:
  • Tiene declarada una discapacidad superior al 33 por ciento.
  • Tiene una situación de dependencia o enfermedad que le incapacite para realizar una actividad laboral de forma permanente.

El límite previsto será de cinco veces el IPREM, y no de tres o de cuatro, si el inquilino:
  • Es una persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento.
  • Es una persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento,
  • Tiene una enfermedad grave que le incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral

A continuación, indicamos el límite de ingresos para poder acogerse a ayudas para el alquiler afectados por el Covid-19:

Ayudas alquiler covid
Unidad Familiar sin hijos 1.613,52€ brutos mensuales
Unidad Familiar con un hijo 1774,87€ brutos mensuales
Unidad Familiar con una persona de más de 65 años 1774,87€ brutos mensuales
Unidad Familiar monoparental con un hijo 1.855,55€ brutos mensuales
Unidad Familiar con dos hijos 1.936,22€ brutos mensuales

Te ayudamos a solicitar las ayudas para el alquiler Covid19

Si tienes dudas o quieres saber algo más a respecto, contacta con nosotros

Solicitar ayuda

¿Cuál es el plazo para solicitar la moratoria?

Los arrendatarios que se encuentren en situación de vulneración económica podrán solicitar la moratoria desde el 2 de abril hasta el 2 de mayo de 2020.

¿Quién debe aplazar o condonar el alquiler o la hipoteca?

Si cumples con todos los requisitos, lo primero que debe hacerse es trasladar una solicitud al propietario de la vivienda. En este caso existen diferencias en función de si el propietario tiene más de diez viviendas en alquiler o tiene diez o menos.

Gran tenedor de inmuebles (más de diez viviendas en alquiler, empresa o entidad pública).

En estos casos el inquilino podrá solicitar al propietario un aplazamiento de la renta o la condonación total o parcial de la renta en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo.

Reducción del 50% del alquiler, durante el tiempo que dure el estado de alarma y las mensualidades siguientes si aquel plazo fuera insuficiente en relación con la situación de vulnerabilidad, con un máximo en todo caso de cuatro meses.
Aplazamiento del pago del alquiler, que se aplicará de manera automática y que afectará al periodo de tiempo que dure el estado de alarma y a las mensualidades siguientes, prorrogables una a
una, si aquel plazo fuera insuficiente en relación con la situación de vulnerabilidad, sin que puedan superarse, en ningún caso, los cuatro meses.

Pequeño propietario (diez o menos inmuebles en alquiler)

Para estos supuestos, el inquilino podrá solicitar al propietario un aplazamiento del alquiler o una condonación de renta en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real decreto Ley 11/2020. La propiedad cuenta con un plazo de siete días para responder o tratar de llegar a algún acuerdo. Si esto no es posible, entonces, el inquilino puede acogerse a los préstamos habilitados por el Gobierno.

¿Cómo puedo acreditar mi situación para beneficiarme de las ayudas?

Este es un punto complejo. A continuación, presentamos algunas claves a tener en cuenta tanto para solicitar a los propietarios condonaciones o aplazamientos, como para solicitar microcréditos o avales al gobierno.

Acreditar situación legal de desempleo

Es preciso disponer de un certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones donde figure la cuantía mensual percibida en concepto de desempleo o subsidio.

Este certificado se puede solicitar telemáticamente en la web del SEPE: https://sede.sepe.gob.es/contenidosSede/generico.do?pagina=proce_ciudadanos/ en la sección Obtenga un certificado sobre su prestación. Para acceder a este servicio es necesario identificarse a través certificado digital, DNI electrónico o usuario y contraseña obtenido a través del sistema Cl@ve, o mediante un pin 24 horas recibido en el teléfono móvil.

Cese de actividad de trabajadores por cuenta propia

Deberán contar con un certificado emitido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, sobre la base de la declaración del cese de actividad del inquilino.

Núcleo Familiar

Para acreditar el número de personas que habitan en una vivienda podrá presentarse libro de familia o certificado de empadronamiento de las personas empadronadas en la vivienda con referencia al momento de solicitar las ayudas y durante los seis meses anteriores. Algunos ayuntamientos permiten obtener un certificado de empadronamiento de forma telemática y tienen información
de cómo realizar el trámite en su web.

Titularidad de bienes

Para demostrar no ser propietario o usufructuario de otra vivienda es preciso disponer de una nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar. Esta nota simple se puede obtener a través de la web www.registradores.org. Dentro de la web hay información de cómo realizar la solicitud.

Discapacidad

Para acreditar la discapacidad de cualquiera de los miembros de la unidad familiar, se deberá presentar la correspondiente declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.

No cometas errores. Recibe asesoramiento legal antes de solicitar las ayudas por alquiler

Si tienes dudas o quieres saber algo más a respecto, contacta con nosotros

Solicitar ayuda